IU plantea que el Tribunal de Cuentas fiscalice en un informe la “eficiencia de los recursos públicos” que van a los centros para atender a personas migrantes como los CETI, CIE y MENA

La diputada de IU Eva García Sempere registra una iniciativa parlamentaria para su debate en la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas tras comprobar directamente en una visita de trabajo a Melilla las graves carencias en algunas de estas instalaciones 

La diputada de Izquierda Unida Eva García Sempere ha registrado una iniciativa parlamentaria para que el Tribunal de Cuentas realice “un informe de fiscalización específico sobre el conjunto de Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), Centros para Menores Extranjeros No acompañados (centros MENA) y centros de reforma para menores de carácter público o privado, si reciben cualquier tipo de ayuda pública, en el conjunto del Estado”.

La iniciativa, dirigida como es preceptivo a la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas del Parlamento, especifica que ese informe fruto de la actuación que se solicita “deberá, en particular, analizar la eficiencia de los recursos públicos que utilizan los CETI para dar servicios y prestaciones sociales básicas a los inmigrantes y solicitantes de asilo, de los recursos públicos de los CIE para prestar servicios de asistencia social y sanitaria, y de los recursos públicos destinados para cubrir las necesidades sociales de los menores que necesitan acogida”.

Esta propuesta, que lleva también la firma de Alberto Garzón como portavoz parlamentario de IU en el Congreso, deberá ser debatida y votada ahora en la citada comisión mixta para que el Tribunal de Cuentas se ponga en marcha sobre este delicado e importante asunto.

Izquierda Unida concreta así el trabajo de calle que viene realizando para comprobar ‘in situ’, en contacto directo con las asociaciones de defensa de los derechos humanos y de lucha contra la pobreza en cada uno de los territorios, además de con las instituciones implicadas, las graves carencias detectadas en la gestión de determinados servicios que afectan a derechos fundamentales de importantes colectivos, en este caso el de las personas migrantes que han llegado a nuestro país.

Eva García Sempere encabezó la semana pasada una delegación política y técnica de IU que durante dos días comprobó estas circunstancias en Melilla. La diputada andaluza visitó, entre otras, las instalaciones del centro de La Purísima para conocer la situación que viven los menores acogidos allí. Estuvo acompañada por diputados de Coalición por Melilla (CpM), quienes también le aportaron datos concretos de todo lo que ocurre a nivel social en la ciudad autónoma.

Pudo comprobar el nivel de saturación de este centro, donde había habitaciones con hasta 28 menores que duermen en literas y en colchones en el suelo. Denunció que la forma de afrontar la sobreocupación de las instalaciones sea destinar para dormitorios aquellos espacios que los menores internados empleaban antes para otros fines que hacían más llevadera y digna su estancia.

García Sempere considera que si se tiene en cuenta el dinero público destinado, entre otros, a los centros de acogida de menores lo que parece es que “el problema no es sólo de dinero, sino de voluntad política para solucionar los problemas”. A su juicio, en Melilla existe en la práctica una “suspensión de derechos fundamentales” que no sería posible en otros territorios del Estado.

Durante su estancia en Melilla la diputada de Izquierda Unida visitó también el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), el centro de reforma Baluarte, además de barrios como la Cañada de Hidum o el Monte María Cristina, donde se ubica una incineradora y el centro penitenciario melillense condicionando directamente la vida de los habitantes de este núcleo urbano.