IU reclama que Zoido explique en el Congreso la instalación de ‘concertinas anti inmigrantes’ en las nuevas obras de la triple valla del puerto de Melilla

Alberto Garzón, Eva García Sempere y Ricardo Sixto, firmantes de la iniciativa, recuerdan que “tanto la institución del Defensor del Pueblo, como múltiples asociaciones de defensa de los Derechos Humanos e incluso distintos organismos internacionales ya denunciaron la utilización de este mismo contundente sistema en la valla fronteriza con Marruecos”

Izquierda Unida, a través de su portavoz parlamentario, Alberto Garzón, y de los/as diputados/as Eva García Sempere y Ricardo Sixto, ha registrado la petición de comparecencia urgente en el Congreso del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, para que explique todos los detalles que tenga sobre la instalación de un peligroso dispositivo de concertinas -cuchillas insertadas en alambres- en la triple valla que rodea por tierra el puerto de Melilla para impedir que jóvenes migrantes traten de acceder a los barcos para entrar en la Península.

En concreto, la iniciativa que esta mañana han formalizado los/as tres parlamentarios/as de IU reclama que Zoido detalle todo lo que conozca sobre la “instalación de concertinas en el puerto de Melilla, unas alambradas con cuchillas que pueden causar graves heridas e incluso la muerte a los menores que suelen intentar cruzar el perímetro del puerto”.

Lo/as autores/as de esta petición parlamentaria recuerdan que “tanto la institución del Defensor del Pueblo, como múltiples asociaciones de defensa de los Derechos Humanos e incluso distintos organismos internacionales ya denunciaron la utilización de este mismo contundente sistema en la valla fronteriza con Marruecos”.

Izquierda Unida concreta esta iniciativa tras “conocer el inicio de estas nuevas obras en el puerto melillense, así como las complacientes declaraciones del  presidente de la Autoridad Portuaria, Miguel Marín”. Éste considera que no hay motivos para la ‘polémica’ por la colocación de las concertinas en el perímetro de sus instalaciones, ya que son ‘legales’ en nuestro país. Ni rastro del más mínimo análisis o preocupación sobre el riesgo para las personas o cualquier otro tipo de consecuencias que pueda acarrear.

Los/as diputados/as de IU coinciden con las asociaciones y grupos de defensa de los derechos humanos que trabajan en la zona en la valoración de que “las verdaderas soluciones hay que buscarlas en otro tipo de actuaciones. Las vallas, por muchas concertinas que se coloquen, no van a impedir que quienes buscan mejorar su vida, aun a costa de ponerla en riesgo, lo sigan intentando”.