IU pregunta al Gobierno “qué medidas va a tomar para evitar la promoción y difusión entre menores de edad de prácticas violentas contra animales” como los toros

Las parlamentarias Vanessa Angustia (Senado) y Eva García Sempere (Congreso) registran sendas iniciativas parlamentarias tras conocer que el Ayuntamiento de Daimiel (Ciudad Real) adjudicó la gestión de su plaza de toros a la empresa Tauroemoción, la misma que ha anunciado que regalará a más de 1.200 menores de entre 6 y 14 años entradas para los toros a la salida del colegio

Las parlamentarias de Izquierda Unida Vanessa Angustia (Senado) y Eva García Sempere (Congreso) han registrado en sus respectivas cámaras sendas preguntas dirigidas al Gobierno para que, entre otras cuestiones, explique con claridad “¿qué medidas piensa tomar para evitar la promoción y difusión entre menores de edad de prácticas violentas contra los animales que producen efectos dañinos en la salud de niños, niñas y adolescentes, como en el caso de Daimiel?”

IU pone en marcha esta iniciativa parlamentaria tras conocer que el Ayuntamiento de Daimiel (Ciudad Real) adjudicó la gestión de su plaza de toros a la empresa Tauroemoción, la misma que ha anunciado que regalará a más de 1.200 niños entradas para los toros a la salida del colegio, en el marco de una iniciativa para fomentar la asistencia de menores, con edades entre 6 y 14 años, a los eventos taurinos.

Angustia y García Sempere advierten de que los máximos responsables del consistorio, con su alcalde a la cabeza “parecen ignorar las recomendaciones de Naciones Unidas para proteger los derechos de niñas, niños y adolescentes en esta materia”.

Recuerdan que la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y de la Niña, aprobada en 1989 y suscrita por el Estado español, protege en su artículo 24 el derecho de la infancia a la salud física y mental, aunque “son todavía frecuentes las prácticas sociales, culturales y económicas que vulneran los derechos fundamentales de niños y niñas, especialmente en lo relativo a su exposición a prácticas y contextos de violencia, como es el caso de los eventos taurinos”.

Por ello, el Gobierno debe responder también la cuestión de si “¿considera que las razones culturales para promover la tauromaquia deben prevalecer sobre el derecho de niñas, niños y adolescentes a no ser expuestos a la violencia?”

Existen claros precedentes. El Comité sobre los Derechos del Niño y de la Niña de la ONU “ya instó al Estado español a prohibir la participación y la asistencia de niñas, niños y adolescentes menores de 18 años en eventos taurinos”, constatan ambas parlamentarias de IU. Esta preocupación fue expresada por dicho comité en las conclusiones del sexto informe sobre la situación de la infancia en España, examen al que se sometió el Estado español el pasado 22 de enero en Ginebra.

La iniciativa parlamentaria incluye interrogar al Ejecutivo de Pedro Sánchez si “¿prevé modificar el Reglamento de Espectáculos Taurinos para evitar la participación de personas menores de edad en eventos de tauromaquia y protegerlas de la exposición a la violencia?”

Los efectos dañinos que tienen las prácticas violentas, aunque estén relacionadas con aspectos culturales, en la salud de la infancia han sido reconocidos por diversos organismos internacionales. Concretamente, ese mismo Comité se ha pronunciado también de forma expresa en contra de que las personas por cuyos derechos vela “participen y asistan a espectáculos y eventos taurinos, por ser la tauromaquia una actividad violenta que vulnera los derechos a la integridad física y mental de las y los menores”, exponen las dos parlamentarias de Izquierda Unida.