La senadora Vanessa Angustia alerta tras visitar el ‘Lifeline’ que la vida “se hace insostenible” en el barco y advierte de que “corre peligro la integridad de los más de 200 rescatados”

La senadora de Izquierda Unida detalla desde Malta que las personas migrantes que permanecen desde el jueves a bordo del buque a la deriva “tienen claro que prefieren morir antes de que se les devuelva a territorio de Libia” y detalla que entre ellos/as “tenemos confirmada la presencia de 14 mujeres y 14 niños, dos de ellos con menos de dos años, uno de los cuales no tiene familiares a bordo”

La senadora de Izquierda Unida, Vanessa Angustia, advierte de que la situación a bordo del buque de rescate ‘Lifeline’ se hace “cada vez más insostenible”, al tiempo que alerta de que el empeoramiento del tiempo previsto para mañana en la zona del Mediterráneo en la que se encuentra el barco “pondría directamente en riesgo sus vidas”.

Angustia aterrizó en la tarde de ayer domingo en Malta y poco después consiguió llegar hasta el barco de rescate fletado por la ONG alemana Mission Liveline. Allí comprobó de forma directa durante varias horas la situación en la que conviven desde el pasado jueves las cerca de 240 personas migrantes que se encuentran a bordo, más los alrededor de 20 tripulantes y personal médico que les asiste.

La parlamentaria de IU resalta desde la costa maltesa, desde donde ha seguido con atención esta mañana los trabajos de distintas ONG para controlar la evolución del ‘Lifeline’, que “el barco sigue a la deriva desde el jueves y multiplica por cinco la capacidad real de personas que puede llevar a bordo. Además de tener limitado su desplazamiento, el empeoramiento previsto de las condiciones meteorológicas, aunque no sea radical, haría peligrar seriamente sus vidas ya que tendría problemas para llegar así a puerto en caso de que les dejaran”.

La senadora detalla que “entre las personas rescatadas tenemos confirmada la presencia de 14 mujeres y 14 niños, dos de ellos con menos de dos años, uno de los cuales no tiene ningún familiar a bordo”.

Vanessa Angustia explica que las personas rescatas “tienen pavor por su futuro. No tienen nada claro no sólo cuánto tiempo van a estar obligadas a permanecer en el barco, sino que desconocen y no se les da ninguna garantía sobre el país al que pueden ser conducidas”.

“Una cosa sí tienen clara -afirma la senadora de Izquierda Unida- y es que prefieren morir o arriesgarse a cualquier peligro antes de que se les devuelva a territorio de Libia”.