IU registra una ley integral de Memoria que reconoce a las víctimas del franquismo y va más allá de la “última e insuficiente política de gestos” gracias a su “completo marco jurídico”

Colectivos de víctimas, asociaciones de Memoria Democrática y activistas concretos dan la bienvenida a la proposición que Izquierda Unida ha elaborado con su imprescindible participación en un acto explicativo en el Congreso con Alberto Garzón y Esther López Barceló, ayudados por los/as represaliados/as Julia Hidalgo y Víctor Díaz Cardiel

Izquierda Unida ha presentado hoy públicamente en el Congreso, arropada por representantes de numerosas asociaciones de la Memoria Democrática y colectivos de víctimas del franquismo, una Proposición de Ley Integral de Memoria Democrática y de Reconocimiento y Reparación a las Víctimas del Franquismo y la Transición. El coordinador federal, Alberto Garzón, ha valorado en el acto que el texto redactado -que consta de cuatro títulos, 63 artículos y 17 disposiciones, entre adicionales, derogatorias y finales- conforma “la ley más completa sobre la Memoria elaborada desde 2007, cuando se aprobó la Ley de Memoria Histórica del Gobierno de Rodríguez Zapatero”.

Garzón dejó muy claro que esta nueva norma busca “cubrir y corregir las enormes insuficiencias” de las que adolece la anterior ley y apuntó que “complementa de forma muy completa la política de gestos de las últimas semanas, que tenemos el deber moral de apoyar, pero que resulta insuficiente y a la que hay que dar el marco jurídico necesario para los cambios”.

El coordinador federal intervino al comienzo de la presentación junto a la responsable federal de Memoria Democrática, Esther López Barceló, además de Julia Hidalgo y Víctor Díaz Cardiel, víctimas del franquismo que tomaron la palabra en la primera parte del acto en representación de las otras decenas presentes.

“La ley que hoy presentamos -detalló Garzón- pone encima de la mesa un nuevo ‘tablero de ajedrez’ y nos dota de un nuevo marco legal a nivel de Memoria Democrática”.

Destacó especialmente que la proposición de ley integral registrada esta misma mañana “está participada por numerosas asociaciones de la Memoria”, una idea en la que abundó López Barceló al señalar que “esta no es una proposición de ley sólo de Izquierda Unida, sino de todas las asociaciones a las que se ha pretendido plasmar buena parte de sus reivindicaciones que desde hace tanto tiempo llevan exigiendo pacientemente en las calles”.

Alberto Garzón indicó, además, que un “elemento básico” incluido en el texto es “considerar los crímenes del franquismo como no prescriptibles y esta ley habilita que esto sea posible, lo que es una avance en sí mismo”.

Explicó que se recogen “tanto elementos simbólicos como otros muy concretos” y puso como ejemplo todo lo referido al Valle de los Caídos “cuya gestión pública queremos recuperar para Patrimonio del Estado y que se proceda a desacralizar todo este espacio para que pueda disfrutar de él toda la ciudadanía”.

Garzón hizo un recorrido resumido por otros puntos destacados de la proposición registrada, como todo lo que tiene que ver con facilitar las investigaciones de los miles de casos de ‘bebés robados’ y razonó que “todo lo que está en esta ley es de sentido común en cualquier país democrático, pero ocurre que lo que a nosotros nos parece necesario es una realidad desde hace mucho tiempo en otros países”.

Para terminar, el máximo responsable de IU explicó que “ya le hemos hecho llegar el texto al PSOE para su conocimiento y examen. El objetivo es que se pueda aprobar tras el adecuado trabajo conjunto con todos los grupos del Congreso”.

Esther López Barceló aseguró que “es hora de los Derechos Humanos”. En opinión de la responsable federal de Memoria Democrática de IU “no necesitamos otra ‘ley de gestos’ como la de 2007, o que se hable sólo de sacar a Franco de su tumba y de los elementos que lo dificultan”, porque “hay muchas otras cosas importantes y muy en especial todo lo que tiene que ver con las víctimas”.

Precisamente, diversos colectivos de víctimas del franquismo y activistas concretos dieron la bienvenida en el acto a la proposición de ley de IU. Al mismo tiempo, mostraron su confianza de que su aprobación sirva 40 años después para acabar con una “democracia afranquistada”, en palabras de Julia Hidalgo.

“No hay democracia sin memoria -dijo-, porque duele más el silencio que cualquier otra cosa. Aquí no ha habido memoria, sino olvido”, sobre todo para quienes lucharon contra la dictadura, que se suma a la “impunidad” de los responsables de los crímenes cometidos contra ellos y ellas.

Hidalgo lamentó que “ahora todo el mundo habla de qué hacer con el dictador, pero no se dice qué hacer para reconocer la dignidad de sus víctimas”. Coincidió así con el histórico dirigente comunista Víctor Díaz Cardiel, que aseguró que “aplaudo esta ley, todo lo que he oído me suena muy bien” y que insistió en la idea de que la “gran deuda de la democracia es el olvido”.