Izquierda Unida felicita a López Obrador por “la victoria indiscutible e histórica de la izquierda en México”

El responsable federal de Política Internacional de Izquierda Unida, Francisco Pérez Esteban, señala que el nuevo líder mexicano “tiene ahora la oportunidad de ejecutar una muy necesaria reforma del Estado para que deje de ser la finca de los más poderosos”

Izquierda Unida, a través de su responsable federal de Política Internacional, Francisco Pérez Esteban, “felicita al compañero Andrés Manuel López Obrador por su indiscutible e histórica victoria con más del 50% de los votos en las elecciones mexicanas celebradas ayer, además de ganar en varias gobernaciones y en la capital, México D.F, lo que le permitirá impulsar políticas sociales y progresistas con una correlación de fuerzas muy favorable”.

Pérez Esteban destaca que “con esta victoria llega no sólo la esperanza de un cambio político para México que sirva para las grandes mayorías sociales, tras años de sucesivos gobiernos neoliberales al servicio de las élites, sino también un gobierno popular dirigido por un hombre honesto, que viene de abajo y lleva años recorriendo el país en contacto con el pueblo”.

Señala también que López Obrador “tiene una capacidad de gestión eficaz demostrada cuando fue jefe de gobierno de México D.F., entre 2000 y 2005, y gozó cada año de niveles de aprobación popular cercanos al 85%”.

“Su actual triunfo -indica- ha sido tan contundente que los tradicionales poderes políticos y económicos no han podido esta vez ni intentar algo parecido al fraude electoral de las elecciones presidenciales de 2006 y 2012”.

El dirigente federal de IU añade que “el trabajo realizado por López Obrador y su equipo tiene aún más mérito tras una campaña electoral en la que, después de que las élites fueran muy conscientes de la posibilidad real de perder el poder, se ha desarrollado una violencia cómplice que se ha traducido en el asesinato de 145 candidatos, mientras que en 2012 hubo 9”.

Francisco Pérez Esteban considera que el nuevo líder mexicano “tiene ahora la oportunidad de ejecutar una muy necesaria reforma del Estado para que deje de ser la finca de los más poderosos”.

Por el contrario, “esta victoria supone el derrumbe del sistema político mexicano tradicional, controlado por el PRI y el PAN. Sus políticas se han basado durante décadas en el clientelismo,  la corrupción y los nexos más o menos evidentes con el narcotráfico”.

Para IU, resulta evidente que también ha sido evidente “el hartazgo y el rechazo frente a las políticas neoliberales de Peña Nieto, basadas en la privatización de empresas, incluido el petróleo, así como el aumento de impuestos directos a la clase trabajadora y a los sectores populares que han visto cómo bajaban los salarios, cómo perdían poder adquisitivo y cómo subía la inflación, con cerca de la mitad de la población sumida en la pobreza, el hambre y la precariedad”.

Pérez Esteban considera que “entre los principales retos a los que deberá enfrentarse López Obrador una vez tome en diciembre posesión del cargo están el impulso de políticas sociales que potencien la equidad y la justicia social, la lucha contra la inseguridad ciudadana, el narco y el crimen organizado, y la reestructuración y regeneración del Estado. Todo ello pasa por revertir las privatizaciones, impulsar empresas estatales en los sectores estratégicos y articular políticas públicas de lucha contra la corrupción y por la transparencia”.