IU tacha de “bandazo caprichoso y vuelta a la improvisación en temas de Memoria como en la peor etapa de Zapatero” la nueva idea de Sánchez sobre el Valle de los Caídos

La responsable federal de Memoria Democrática de Izquierda Unida, Esther López Barceló, afirma que “no entendemos lo que a estas alturas significa convertir Cuelgamuros en un cementerio civil, a no ser que lo que pretenda realmente Pedro Sánchez, una vez que se saque al dictador de su tumba, sea dejar todo como está para que las instalaciones sigan dominadas por la iconografía fascista y el culto a la dictadura”

Izquierda Unida, a través de su responsable federal de Memoria Democrática, Esther López Barceló, tacha de “bandazo caprichoso y de vuelta a la improvisación permanente en materia de Memoria como en la peor etapa de Rodríguez Zapatero” la nueva idea expresada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre el Valle de los Caídos.

Sánchez anunció ayer durante su viaje oficial a Bolivia su propuesta para que las instalaciones mandadas construir con presos políticos por el dictador Francisco Franco en las que éste sigue aún enterrado pase a ser únicamente un cementerio civil ya que, a su juicio, no puede ser un lugar de homenaje y recuerdo a las víctimas del fascismo, así  como de interpretación real de los trágicos hechos ocurridos en nuestro país durante la Guerra Civil y toda la dictadura. También planteó crear una Comisión de la Verdad sobre la contienda armada y el franquismo, sin dar más detalles de su alcance  y posible composición.

“Pedro Sánchez, su Gobierno y el PSOE en general -valora Barceló- vuelven a demostrar una falta de criterio y una frivolidad muy preocupantes. Las víctimas del franquismo, sus familiares, las asociaciones que les representan y el conjunto de demócratas en general no nos merecemos en absoluto estar en manos de los caprichos y ocurrencias del presidente del Gobierno”.

López Barceló entiende que “para ser sinceros, no entendemos lo que a estas alturas significa convertir Cuelgamuros en un cementerio civil, a no ser que lo que pretenda realmente Sánchez, una vez que se saque al dictador de su tumba, sea dejar todo como está para que las instalaciones sigan dominadas por la iconografía fascista y el culto a la dictadura”.

La responsable federal de Memoria Democrática de IU afirma “entender perfectamente las presiones políticas, mediáticas y hasta económicas de tipo que está recibiendo el Gobierno en este asunto. Sin embargo, el acoso que practican los/las dirigentes desde la derecha radical hasta el ‘extremo centro’ de este país no pueden hacer tambalear la defensa de la Memoria Democrática que debe hacer cualquier gobierno progresista que se precie”.

Recuerda que “si ya el Real Decreto-Ley del Gobierno del Gobierno del PSOE de la semana pasada no llamaba ni planteaba las cosas por su nombre, ni hablaba directamente de exhumar los restos de Franco, sino aquellos que no hubieran muerto en la Guerra Civil, con el peligro que ello supone de abrir un limbo jurídico hacia los restos de origen desconocido, la nueva vuelta de tuerca de Sánchez avanza aún más en el caos”.

Esther López Barceló traslada el “total apoyo y respaldo de Izquierda Unida, como venimos haciendo sin complejos ni vacilaciones desde siempre, a las asociaciones de la Memoria y los colectivos de víctimas de la dictadura a las que los continuos bandazos y cambios de Sánchez y su Gobierno puedan causar preocupación o dudas sobre su auténtico compromiso sobre la Verdad, la Justicia y la Reparación”.  

“Nosotros y nosotras sí tenemos las ideas muy claras -apostilla- y continuaremos adelante con nuestra propuesta, plasmada en la Proposición de Ley Integral de Memoria Democrática y de Reconocimiento y Reparación a las Víctimas del Franquismo y la Transición que registramos en el Congreso el pasado 29 de junio”.

En lo referido al Valle de los Caídos, “desde Izquierda Unida defenderemos hasta el final una solución integral, mucho más ambiciosa de la que se atreve a concretar Pedro Sánchez”, afirma la dirigente federal.

“Queremos recuperar -detalla- la gestión pública de este espacio para Patrimonio del Estado y que se desacralice para que pueda disfrutar de él toda la ciudadanía. Buscamos  la ‘resignificación’ de todo el complejo de Cuelgamuros para que sea un lugar de memoria donde se expliquen los crímenes del franquismo, con especial atención al sistema de campos de concentración español, al Patronato de Rendición de Penas del Trabajo y su relación con las grandes empresas, así como al papel jugado por la Iglesia católica”.

Esther López Barceló añade que “también planteamos, entre otras cuestiones, atender como se debe a las víctimas que deseen exhumar los restos de sus familiares, recuperar el nombre original del espacio -Valle de Cuelgamuros- y que se eliminen todas las expresiones o connotaciones franquistas que aún permanecen, junto a la monumental cruz-espada, incompatible con la ‘resignificación’ del espacio”.