García Rubio advierte de que “los malos datos del paro en agosto marcan una difícil perspectiva económica que exige del Gobierno medidas concretas y urgentes en materia de empleo”

El responsable federal de Empleo y Relaciones Laborales de Izquierda Unida señala que "la salida de Ábalos de que piensan hacer un 'esfuerzo' en el sector de la construcción puede acabar, si no se detalla, en una mera ocurrencia de urgencia y una vuelta al nefasto modelo productivo que motivó en buena medida la especial gravedad de la crisis en nuestro país"

El responsable federal de Empleo y Relaciones Laborales de Izquierda Unida, José Antonio García Rubio, valora que los datos del paro correspondientes al mes de agosto “son los peores desde que empezó la crisis y exigen que el Gobierno de Pedro Sánchez defina y comience a aplicar una política seria de creación de empleo”.

García Rubio reconoce que “aunque sería injusto responsabilizar al Ejecutivo del PSOE de una situación que parte de las políticas impuestas por el del PP, el Gabinete socialista, al margen del anuncio de la contratación en el sector público, no ha hecho prácticamente nada más frente al grave problema del desempleo”.

“Además -indica el dirigente de IU-, la salida del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de que piensan hacer un ‘esfuerzo’ en el sector de la construcción puede acabar, si no se detalla, en una mera ocurrencia de urgencia y una vuelta al nefasto modelo productivo que motivó en buena medida la especial gravedad de la crisis en nuestro país”.

El responsable federal de Empleo y Relaciones Laborales de Izquierda Unida apunta también que “la contratación registrada en la Seguridad Social desciende por debajo de los 19 millones de personas afiliadas”, lo que “es especialmente preocupante porque los datos de la economía mundial que comienzan a conocerse y la evolución del turismo no anuncian un contexto económico favorable al empleo”.

José Antonio García Rubio apostilla que “las cifras conocidas hoy ponen sobre la mesa, además, que sólo el 10% de los nuevos contratos son indefinidos y, entre ellos, el 40% lo son únicamente a tiempo parcial”.

En un análisis más pormenorizado, el dirigente federal de IU constata que “pese a que las cifras de paro en agosto no han sido positivas durante la crisis, las de este año son especialmente malas: el desempleo crece de la forma más altas desde 2011, contabilizando cerca de 47.000 parados más, mientras la destrucción en la contratación --202.000 contratos menos- es la más elevada desde que comenzó la crisis”.

“El Gobierno -explica- debe priorizar el apoyo decidido a la creación de empleo en sus políticas económicas. Hay 3,18 millones de personas en paro y, aunque se da una ligera mejora de la cobertura de la protección social al desempleo, 4 de cada 10 personas sin trabajo no disponen de ningún seguro ni subsidio”.