IU espera que el Gobierno sea “sensible” y ponga en marcha “con rapidez” las medidas que ha logrado impulsar en el Congreso para las personas con tartamudez

La diputada y portavoz parlamentaria de Izquierda Unida en materia de Discapacidad, Isabel Salud, destaca la utilidad del texto aprobado para que este colectivo, que según estimaciones de la Fundación Española de la Tartamudez engloba a cerca de 800.000 personas, “supere los efectos psicológicos, laborales y el aislamiento social”

La diputada y portavoz parlamentaria de Izquierda Unida en materia de Discapacidad, Isabel Salud, considera “muy importante para el colectivo de personas a quienes afecta la tartamudez” la iniciativa aprobada en el Congreso recientemente a propuesta de IU de cara a que “puedan superar los efectos psicológicos, laborales y el aislamiento social que soportan. Esperamos que el Gobierno sea sensible a este tema e implemente con rapidez las medidas propuestas".

Salud ha sido la impulsora y quien se encargó de defender la iniciativa en la Comisión de Políticas Integrales para la Discapacidad del Congreso. Entre otras medidas prácticas, insta al Gobierno a poner en marcha “planes específicos” a favor de la “inserción laboral” de este colectivo, además de crear un “censo de personas con tartamudez” que, según estimaciones de la Fundación Española de la Tartamudez, engloba a cerca de 800.000 personas en nuestro país.

La parlamentaria de Izquierda Unida reconoce que “estamos muy satisfechos de conseguir sacar adelante en el Congreso propuestas de este tipo, que van a lo concreto y persiguen mejoras tangibles en la vida de la gente”.

Isabel Salud advierte de que “las personas con tartamudez no sólo tienen que soportar un trastorno de comunicación que afecta a la fluidez del habla, que puede ser lo más visible, sino que es un colectivo que sufre una tasa de paro superior a la media. Se da el caso de que en ocho de cada diez casos no superan las entrevistas de selección para un empleo”.

Apunta también que este trastorno “se inicia entre los dos y los cuatro años, y se estima que uno de cada veinte niños o niñas acaban tartamudeando, hasta que muchos lo pueden superar en la adolescencia. Es motivo de acoso escolar y burla, de ahí la importancia del diagnóstico y el tratamiento precoz, que ayuda a que se pueda superar el problema hasta en el 80% de los casos”.

Salud transó finalmente el trabajo impulsado por Izquierda Unida a través del grupo confederal de Unidos Podemos con un texto del Partido Popular de tal forma que la iniciativa fuera aprobada por unanimidad.  

La proposición no de ley que ahora se debe implementar plantea también “avanzar” en la preparación del personal sanitario en esta materia, también de los profesionales de la educación, “mejorando el acceso de los pacientes a los servicios de pediatría, psicología y logopedia incluidos en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud”.

A su vez, señala el impulso a la “detección precoz, la atención temprana y la coordinación de la asistencia sanitaria con los otros servicios sociales y el sistema educativo”.

La iniciativa parlamentaria reclama que en el nuevo baremo de discapacidad en el que trabaja el Gobierno de Pedro Sánchez, de acuerdo con la Clasificación Internacional del Funcionamiento (CIF) desarrollada por la OMS, se tenga en cuenta la tartamudez como causa de discapacidad en la medida que suponga una dificultad en el desarrollo o realización de actividades de interrelación con los demás.

Isabel Salud comparte con la Fundación Española de la Tartamudez que “es importantísimo visibilizarla y favorecer la toma de conciencia, así como la implicación decidida de los poderes públicos”.