García Sempere exhorta al Gobierno a que elija si en temas de Memoria y radicalidad democrática está “con la democracia o con la impunidad del franquismo” porque si no “lo lamentaremos”

•  La portavoz parlamentaria de Izquierda Unida pregunta a la ministra de Justicia en la sesión de control si va a promover que la justicia española colabore para que la jueza de la ‘Querella argentina’ tome declaración en España a Rodolfo Martín Villa en los próximos días

•  “Espabilen -dijo- porque mientras ustedes se lo piensan y dan palos de ciego se les cuelan torturadores en las fiestas en las comisarías, por decisiones improvisadas van a acabar con dictadores en el centro de Madrid, los asesinos como Martín Villa se pueden seguir paseando y luciendo las medallas que les da el Congreso o que les prescriban delitos tan graves como el robo de bebés”

La portavoz parlamentaria de Izquierda Unida, Eva García Sempere, ha instado hoy a la ministra de Justicia, Dolores Delgado y, por ende, a todo el Gobierno de Pedro Sánchez a que elijan si están “con la democracia o se está con la impunidad del franquismo” porque en caso contrario “luego lo lamentaremos”. García Sempere criticó en la sesión de control al Ejecutivo la tibieza que manifiesta a la hora de afrontar temas que tienen que ver con la radicalidad democrática y la Memoria Histórica, de ahí que pidiera a todos/as sus miembros que “espabilen”.

La diputada de IU inició su intervención en el Pleno planteando la pregunta registrada previamente: “¿Piensa solicitar el Gobierno a la Fiscalía General del Estado que promueva la colaboración de nuestros jueces y juezas con la denominada ‘Querella argentina’, instando a que deje sin efecto la circular de 30 septiembre de 2016, aún vigente, y que se emitió bajo el Gobierno anterior?”

Recordó que “esta es la segunda vez que la jueza Servini intentará tomar declaración a Martín Villa -ex alto cargo franquista, ex ministro de la Gobernación en los años inmediatamente posteriores a la muerte de Franco, ex diputado del PP y luego reconvertido en empresario- acusado de delitos de homicidio en un contexto de crímenes de lesa humanidad, después de denegarse la extradición y la primera comisión rogatoria”.

Ante las largas evidenciadas en la respuesta de Delgado, García Sempere insistió en que “el Gobierno puede y debe interesarse de la propia Fiscalía General del Estado. Así lo recoge expresamente el artículo 8 del Estatuto del Ministerio Fiscal”, que citó textualmente: ‘El Gobierno podrá interesar al fiscal general del Estado que promueva ante los Tribunales  las actuaciones pertinentes en orden de la defensa del interés público’. “Creemos que este tema lo es”, apostilló.

“Porque de no hacerlo -ilustró la portavoz de IU a la ministra- estarán ustedes siendo cómplices de una circular infame que hizo el Gobierno anterior, y que puede resumirse en ‘es mi impunidad y hago con ella lo que quiero’. Y serán cómplices de otra barbaridad manifestada por el Gobierno anterior ante el Relator de Naciones Unidas de que ‘olvido, amnesia y perdón es el camino de la reconciliación’. No sé si ustedes están en las mismas”.

Eva García Sempere tiró de hemeroteca y recordó a Dolores Delgado que “usted dijo en julio que quiere recuperar la Justicia Universal ‘para que los jueces y juezas españoles puedan juzgar hechos ocurridos en otros países, para recuperar la legislación que permitió a España en un determinado momento investigar la represión de Pinochet  o las torturas en Guantánamo’. ¿No cree que por ese mismo criterio debería no sólo permitir, sino alentar  y facilitar que se investigue y se juzgue a Martín Villa por los delitos de lesa humanidad de los que está acusado?”

“Espabilen -insistió y enumeró la diputada al Gobierno-, porque mientras ustedes se lo piensan y van dando palos de ciego, de ocurrencia en ocurrencia, se les cuelan torturadores en las fiestas en las comisarías de Policía, por decisiones improvisadas van a acabar ustedes con dictadores en el centro de Madrid, los asesinos como Martín Villa se pueden seguir paseando y luciendo las medallas que les da el Congreso o que les prescriban delitos tan graves como el robo de bebés”.