Garzón advierte que IU “estará vigilante” para que el Gobierno cumpla “todo lo acordado” en los Presupuestos Generales de 2019 que aún debe llevar al Congreso

El coordinador federal de Izquierda Unida señala que “haremos que el acuerdo presupuestario firmado cristalice en leyes para que no sea papel mojado, además de que todo su contenido, que no es sólo económico sino que recoge cambios en normas importantes, se cumpla lo más rápido posible”

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha asegurado hoy que el acuerdo presupuestario alcanzado entre el grupo confederal de Unidos Podemos y el Gobierno de Pedro Sánchez es “un primer paso, aunque insuficiente, para revertir los recortes impuestos por los gobiernos socialista y del PP desde 2010”. Por ello, señaló que desde IU “vamos a estar vigilantes” para que en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019, “que aún deben cristalizar” ya que el Ejecutivo debe presentarlos todavía ante el Congreso, “el PSOE apruebe todo lo acordado”.

Garzón señaló durante su intervención ante la Asamblea Político y Social (APyS) -máximo órgano de decisión federal de IU- que se celebra hoy en la sede federal de Madrid que aún “queda mucho por hacer”, aunque destacó la importancia de estos PGE mucho más tras quedar demostrada “la crisis-estafa que hemos sufrido, en la que convirtieron la deuda privada en pública para socializar las pérdidas y privatizar los beneficios”.

“Haremos -dijo- que este acuerdo se cristalice en leyes para que no sea papel mojado, además de que todo su contenido, que no es sólo económico sino que recoge cambios en normas importantes, se cumpla lo más rápido posible”.

Puso como ejemplo la proposición de ley orgánica para defender la libertad de expresión, impulsada y redactada por Izquierda Unida, cuya toma en consideración defenderá él mismo en el Pleno del Congreso el próximo martes. En este texto van desarrollados algunos de los puntos recogidos en el acuerdo firmado hace apenas 10 días con el Gobierno. “Ese día veremos si el PSOE empieza a cumplir con parte de lo acordado”, dijo.

Detalló que en esta proposición de ley se reclama una amplia modificación del Código Penal para acabar con las penas “anacrónicas” que condenan actuaciones como el enaltecimiento del terrorismo o las injurias a la Corona. Sobre esto último recordó que “en democracia las críticas a la Monarquía no tienen cabida como delito”, sobre todo después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) las considerara dentro de la libertad de expresión.  

De ahí que reconociera que desde Izquierda Unida “no entendemos el recurso puesto por el Gobierno en el Constitucional” contra la reciente reprobación a Felipe de Borbón aprobada hace unos días por el Parlament de Catalunya. Adelantó que si el Ejecutivo de Sánchez no rectifica esta actuación “puede encontrarse con una avalancha de mociones en los ayuntamientos de todo el Estado reprobando a la Monarquía”.

Alberto Garzón llamó también a “estar alerta” ante el continuado auge de la extrema derecha, ahora también en nuestro país. Apuntó a la “competición hostil” que debido al ciclo electoral se está dando entre PP y Ciudadanos, quienes “están radicalizando cada vez más sus discursos y prácticas, mientras abren el espacio a esa extrema derecha”.

Frente a todo ello, y a que a día de hoy “se mantiene la deslegitimación de las instituciones, entre ellas el Congreso, la judicatura y la propia Monarquía”, Garzón abogó por “fortalecer el espacio político de la confluencia” y dirigirlo principalmente a “resolver los problemas cotidianos de la ciudadanía”.