Garzón apunta que la renuncia de Marchena a presidir el CGPJ va ligada a la filtración de los wasap del hombre de Casado en el Senado sobre que el PP controla ‘desde atrás’ el Supremo

El coordinador federal de IU entiende que esta renuncia de quien seguirá como presidente de la Sala Segunda del Supremo “está sobreactuada porque se sabía que había sido elegido para el CGPJ por un pacto PP-PSOE y que, además, era el candidato preferido por el PP”

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, considera que la renuncia del magistrado Manuel Marchena a presidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) conocida esta mañana va ligada a la filtración de unos mensajes de WhatsApp del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó. Éste defendía en sus wasap ante los miembros de su partido el acuerdo con el Gobierno para renovar el CGPJ y presumía de que permitía al partido de Pablo Casado controlar ‘desde detrás’ órganos clave del Tribunal Supremo.

“Hay un intento claro de condicionar la acción posterior de los dirigentes del Poder Judicial. Son correas de transmisión de los intereses del PP”, ha advertido Garzón en una entrevista realizada en los ‘Los Desayunos de TVE’.

El máximo responsable de IU valoró que la renuncia de Marchena -actual presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo- es una nueva muestra de la crisis que sufre la judicatura española. En su opinión, “la decisión de Marchena está sobreactuada porque se sabía previamente que había sido elegido por un pacto entre PP y PSOE y que, además, era el candidato preferido por el PP”.

Alberto Garzón tiene claro que el mensaje ahora filtrado de Cosidó -dirigente de total confianza de Pablo Casado en el Senado- tiene que ver con el “objetivo específico” de controlar los máximos engranajes del Poder Judicial, además de la Sala Segunda del Supremo, que se encarga de juzgar a los diputados y senadores aforados.

El coordinador y portavoz parlamentario de IU entiende que la renuncia de Marchena se produce “a medias” ya que sigue al frente de la Sala Penal del Alto Tribunal y será el encargado de juzgar a los dirigentes soberanistas catalanes.

Además, después de que el PP anunciara suspender el proceso de renovación del CGPJ tras conocerse la renuncia de Marchena, Garzón ha exigido tanto a PSOE como a PP que tomen nota y de cara al futuro consulten con el resto de fuerzas parlamentarias en vez de “pastelear el acuerdo”. Sólo así se podrá renovar el máximo órgano de gobierno de los jueces “con profesionalidad” para que sea realmente independiente.