IU defenderá en la tramitación que resta para modificar la regla de gasto “acabar con la falsa austeridad que estrangula a los ayuntamientos y que puedan atender las demandas de la gente”

La responsabilidad de Política Municipal de Izquierda Unida considera que “debe permitirse que sea la administración más cercana a los/as vecinos/as la que atienda adecuadamente sus necesidades, porque queremos ayuntamientos con más competencias y más presupuesto para responder a las múltiples necesidades a las que hoy no llegan”

Izquierda Unida Federal seguirá defendiendo la necesidad de “acabar con la dogma de la falsa austeridad que estrangula a los ayuntamientos de todo el Estado a los que, a pesar de tener superávit, la regla de gasto impuesta por el felizmente desaparecido Gobierno del PP les sigue impidiendo aumentar la inversión pública por encima del crecimiento potencial del PIB”.

El Congreso rechazó hoy las enmiendas a la totalidad defendidas por PP y Ciudadanos que intentaban tumbar la tramitación parlamentaria de la Proposición de Ley Orgánica relativa a la modificación de los criterios de aplicación de la regla de gasto del grupo confederal de Unidos Podemos, cuyo debate llevan bloqueando precisamente esos dos partidos cerca de un año.

La responsabilidad de Política Municipal de IU considera que la regla de gasto “es un regalo maravilloso para los bancos y un golpe mortal para la gente” dado que “prioriza el pago de la deuda a toda costa por encima de las necesidades básicas de la población”. De ahí que se considere prioritario “asegurar la capacidad de gasto e inversión de los ayuntamientos y mostrar a las claras que hay una alternativa para ello”.

Izquierda Unida ha participado de forma muy activa en la elaboración y redacción final de la proposición de ley orgánica que reformará de forma radical las imposiciones del PP vigentes. Esta formación entiende que debe permitirse a las corporaciones locales “reinvertir su superávit fiscal para garantizar la prestación de los servicios públicos cuando cumplan con los criterios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera, así como con el periodo máximo de pago de la deuda comercial”.

“No es asumible -sostiene IU- que sea la Administración Central la que en la práctica se beneficie de esta situación”, ya que “puede emplear dichos recursos para enjuagar su cifra final de déficit. Esto es un agravio contra quienes han sufrido en la última década los principales recortes en materia social”.

Izquierda Unida tiene claro que “hay que permitir que sea la administración más cercana a los/as vecinos/as la que atienda adecuadamente sus necesidades. Queremos ayuntamientos sin sogas al cuello, con más competencias, con más presupuesto para responder a las múltiples necesidades a las que hoy no llegan”.

Hasta junio pasado la deuda de los ayuntamientos ascendía a 29.413 millones de euros, mientras las corporaciones locales tenían más de 24.000 millones de euros en depósitos. “Es decir -se advierte-, el 83% de la deuda está en cuentas bancarias que son retribuidas a un 0% sin que los municipios puedan hacer inversiones con ese dinero”.

Hoy ha quedado perfectamente clara la postura de la derecha durante el debate en el Congreso de las enmiendas a la totalidad de PP y Ciudadanos, dirigidas simplemente “a seguir lastrando a los ayuntamiento y debilitando sus políticas públicas”.

Para IU, “mientras Ciudadanos hace su hipócrita defensa de la regla de gasto y la estabilidad presupuestaria, en los ayuntamientos en que tienen presencia presentan mociones que precisan de fondos para su ejecución, lo que entra en contradicción claramente con su intento de bloqueo de las corporaciones locales con superávit”.

Por su parte, “el PP ha pretendido sin éxito incluir un elemento muy bastardo: que se pueda rebajar o bonificar impuestos y que eso no afecte al resto de gastos. Si se permite que el superávit se ‘gaste’ en bajar impuestos, lo único que se consigue es reducir la capacidad económica de los ayuntamientos mientras se sigue sin poder invertir en los verdaderos problemas que afectan a la gente en cada municipio”.

Por todo ello, Izquierda Unida seguirá defendiendo durante la tramitación que resta de la Proposición de Ley Orgánica relativa a la modificación de los criterios de aplicación de la regla de gasto del grupo confederal de Unidos Podemos:

1.    Aplicación de la regla de gasto solo en casos de incumplimiento del principio de estabilidad presupuestaria o del de sostenibilidad financiera.

2.    Posibilidad de incumplimiento puntual de la regla de gasto cuando se deba a causas no atribuibles a la existencia de déficit estructural y así lo acredite la Intervención. Debería ser suficiente la información al Pleno por parte de la Junta de Gobierno o el alcalde/alcaldesa.

3.    Revisión del cálculo actual de la regla de gasto haciéndolo utilizando los créditos definitivos y no las obligaciones reconocidas, a fin de evitar la pérdida potencial de gasto causada por la inejecución.

4.    Las entidades locales podrán aumentar los gastos por incrementos de ingresos de carácter estructural y no solo cuando haya cambios normativos.

5.    Se permitirá la inclusión de ajustes por ingresos que las corporaciones locales deberían recibir como financiación por realizar actividades que son competencia de otras administraciones públicas.

6.    Se excluirán del cómputo de la regla de gasto aquellos ajustes contables que no supongan gasto presupuestario, así como la adquisición de inmovilizado no financiero por cesión gratuita.