IU traslada al Gobierno su “preocupación” por los graves problemas para atender a quienes piden asilo y le exige que detalle cómo piensa garantizar una atención “ágil y responsable”

• La diputada Eva García Sempere registra una completa batería de preguntas parlamentarias dirigidas al Ejecutivo ante el caos existente y le pide que detalle si “está haciendo uso de todos los recursos financieros que la Unión Europea pone a disposición del Estado español en materia migratoria y de acogida”

• Considera “inadmisible legal y políticamente para un Gobierno como el de Pedro Sánchez” que las personas migrantes guarden largas colas de hasta cuatro días en el exterior de la comisaría madrileña de Aluche, con familias enteras a la intemperie, en iglesias o en cualquier lugar hasta recibir una citación no oficial para finales de 2020”

Izquierda Unida ha trasladado al Gobierno del PSOE a través de su diputada Eva García Sempere su “seria preocupación” por los graves problemas, incrementados en los últimos meses, para que las personas migrantes formalicen los trámites legales para solicitar asilo en nuestro país. García Sempere denuncia la “falta de coordinación y la desidia” mostradas por el Ejecutivo en esta materia ya que la situación actual “no está derivada de una llegada masiva imprevista e ingestionable de personas de otros países, ni tampoco se debe a una falta de capacidad financiera para atenderles”.

La diputada ha registrado en consecuencia una batería de preguntas parlamentarias escritas en la que, entre otras cuestiones, reclama al Gobierno que detalle “qué medidas inmediatas, más allá del encargo de estudios, tiene previsto tomar para garantizar que la tramitación de las solicitudes de asilo se realice de manera ágil y responsable”.

Desde hace semanas centenares de personas migrantes deben hacer cola cada noche en el exterior de la comisaría de la Policía Nacional en el barrio madrileño de Aluche para lograr la cita para formalizar su solicitud de protección internacional. Muchas esperan en la fila a la intemperie hasta cuatro noches seguidas para conseguir uno de los escasos volantes hechos a mano y sin ningún símbolo oficial que se asignan en la comisaría. La situación se ha agravado aún más esta semana, cuando las citas de los solicitantes se aplazan cerca de dos años, hasta finales de 2020.

García Sempere destaca que “esta demora coloca a estas personas en una situación de extrema vulnerabilidad, puesto que la tramitación de la solicitud es imprescindible para protegerles de una deportación. Esta situación es inadmisible legal y políticamente para un Gobierno como el de Pedro Sánchez que hizo alarde nada más llegar a Moncloa de una preocupación por los problemas de las personas migrantes que parece ya olvidada”.

La parlamentaria de IU por Málaga plantea también al Ejecutivo socialista si “está haciendo uso de todos los recursos financieros que la Unión Europea pone a disposición del Estado español en materia migratoria y de acogida”, dada la evidente falta de medios que están demostrando en la práctica principalmente los ministerios del Interior y de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Un buen número de las familias afectadas duermen con niños y niñas menores de edad desde hace días en la Iglesia de San Carlos Borromeo en condiciones muy poco adecuadas ante la falta de recursos públicos para proporcionarles una acogida temporal adecuada. Fuentes de este centro religioso han informado, por ejemplo, que en la noche de ayer miércoles, día 21, durmieron en el interior del templo 20 personas, 8 de ellas menores.

El número de solicitantes de asilo ha aumentado en los últimos cinco años hasta alcanzar cerca de 48.000 en 2017. La Oficina del Defensor del Pueblo advertía ya en su Informe Anual de ese año que ‘gran parte de las deficiencias detectadas están provocadas por la ausencia de una política común. Un año más, la Institución reclama coordinación entre los distintos organismos de las administraciones públicas con competencias en la materia y la exigencia de una política migratoria que contemple el fenómeno en su totalidad’.

Eva García Sempere denuncia que “desde entonces las cosas no solo no han mejorado, sino que esa falta de coordinación se ha agravado con medidas que han derivado en colapso: las personas migrantes solo pueden pedir cita ya de manera presencial y sólo en una comisaría de Madrid. Además, 92 técnicos de la Secretaría de Estado de Migraciones, dependiente del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, han tenido que dejar su trabajo sin que exista una correcta planificación para reemplazarles”.

Izquierda Unida constata que “España cuenta con una asignación de cerca de 38 millones de euros procedentes del Fondo Europeo de Asilo, Migración e Integración (FAMI) para 2018. Según los últimos datos de ejecución presupuestaria del Ministerio de Hacienda, únicamente se han empleado 10 millones en lo que va de año. Desde  2015 se han empleado 90 millones de esos fondos cuando el presupuesto para el periodo 2015-2018 asciende a 288 millones de euros”.

García Sempere completa su iniciativa parlamentaria pidiendo explicaciones al Gobierno del PSOE sobre “de qué manera va a garantizar lugares de acogida temporal adecuados para las personas migrantes, asegurando el necesario equilibrio territorial para la posterior acogida”.