Garzón registra una iniciativa para que el Gobierno de Sánchez se pronuncie oficialmente sobre si “piensa mantener en el cargo de ministro al señor Borrell”

El coordinador federal y portavoz parlamentario de IU registrada una batería de preguntas donde cuestiona doblemente la actuación del responsable de Exteriores: por “sus polémicas declaraciones donde minimizaba de forma frívola las masacres coloniales cometidas contra los pueblos originarios de Norteamérica” y por “haber sido sancionado por la CNMV con 30.000 euros de multa por vender un paquete de acciones de Abengoa cuando manejaba información privilegiada como consejero de esta compañía para así no perder dinero”

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, busca que el Gobierno de Pedro Sánchez, más allá de declaraciones atropelladas en actos públicos o en los pasillos del Congreso, se pronuncie oficialmente sobre si “piensa mantener en el cargo de ministro al señor Borrell”. A tal efecto, Garzón ha registrado una batería de preguntas escritas donde cuestiona doblemente la actuación del responsable de la política exterior española: por sus “polémicas declaraciones donde minimizaba de forma frívola las masacres coloniales cometidas contra los pueblos originarios de Norteamérica” y por “haber sido sancionado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con 30.000 euros de multa por vender un paquete de acciones de Abengoa cuando manejaba información privilegiada como consejero de esta compañía para así no perder dinero”.

El máximo responsable de IU recuerda en su iniciativa parlamentaria que Borrell llegó a negar “prácticamente la historia a Estados Unidos más allá de su moderna fundación en el siglo XVIII” al afirmar que ‘lo único que habían hecho es matar a cuatro indios, aparte de eso fue muy fácil’.

“Es propio de la persistencia de la mentalidad colonial y su indudable trasfondo racista -afirma Garzón- pensar que la historia de un continente comienza con la colonización europea. También negar el protagonismo activo de migrantes, mujeres, trabajadores y campesinos a la hora de contar la historia. Cuando además se minimizan o niegan las grandes masacres coloniales, se entra ya en un estadio aún más preocupante, sobre todo cuando esto lo protagoniza el ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno español, es decir, el responsable de nuestra diplomacia”.

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida interroga con claridad al Ejecutivo de Sánchez sobre “¿qué opinión le merece que todo un ministro de Asuntos Exteriores despache un doloroso periodo histórico, que supuso el exterminio de alrededor de 350.000 nativos americanos, con la afirmación de que se ‘mataron cuatro indios’?

Plantea también la cuestión de si “¿comparte el Gobierno la visión histórica colonial de su ministro de Asuntos Exteriores por la que niega su historia a los más de 500 pueblos originarios de Norteamérica, previos a la conquista europea y que habitaban desde hacía siglos esas tierras?”

Alberto Garzón recuerda en la misma iniciativa que “hablamos del ministro que justamente esta semana ha sido sancionado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores con 30.000 euros por vender un paquete de acciones cuando manejaba información privilegiada como consejero de Abengoa” y apunta también que, según diversas informaciones periodísticas a partir de su declaración de bienes, “mantendría unos 600.000 euros en acciones y participaciones en bolsa, lo que podría generar un conflicto de intereses”.

De ahí que interrogue también en su pregunta parlamentaria sobre si “¿garantiza el Gobierno que Josep Borrell, con unas acciones y participaciones en bolsa que ascenderían a 600.000 euros, según algunos medios, no está cayendo en un conflicto de intereses desde su posición como ministro de Asuntos Exteriores?”