Alberto Garzón reclama a Sánchez una “alternativa clara” al “agotamiento de la Unión Europea del neoliberalismo y del ascenso de la extrema derecha”

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida advierte al presidente del Gobierno que “otra visión de Europa se construye con otros valores y principios; la actual Unión Europea muestra síntomas de agotamiento que deberían llevar a una reflexión por los gobiernos progresistas y usted está en la oportunidad de hacer eso”

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha reclamado hoy a Pedro Sánchez en el Pleno del Congreso que “plantee algún tipo de alternativa clara” al “agotamiento” de la Unión Europea (UE) “del neoliberalismo y del ascenso de la extrema derecha”.

Garzón intervino en nombre de su formación en la comparecencia parlamentaria del presidente del Gobierno de esta mañana donde debía, entre otros asuntos, explicar los acuerdos alcanzados entre la UE y el Reino Unido en el reciente Consejo Europeo Extraordinario sobre el Brexit. El máximo responsable de IU comenzó su intervención reconociendo estar “alarmado” por una visión de los asuntos europeos de su interlocutor “con un sesgo fundamentalmente burocrático, es decir, sin ir a la profundidad de las cuestiones”.

“Esta Unión Europea -analizó- ha dejado claro que no es la del pacto social, ni la que hubieran deseado incluso los partidos socialdemócratas desde los años de postguerra, que contribuyeron a construir esa idea del pacto social”. Destacó que “esta es la Unión Europea del neoliberalismo, la Unión Europea en beneficio de los intereses de los grandes capitales, en especial de los países del centro, como Alemania”.

Para el coordinador de IU el problema solo se puede enfrentar correctamente si se tiene claro que estamos ante “una Unión Europea que tiene una arquitectura defectuosa, una arquitectura contra las mayorías sociales, que de forma pluriforme acaba mostrando síntomas de agotamiento con estos procesos”.

Por todo ello, “se espera de un Gobierno progresista que plantee algún tipo de alternativa a estos problemas de fondo y no nos quedemos en cuestiones sobre cómo gestionar la salida del Brexit. Hay que explorar qué está fallando en la Unión Europea para que cada vez en más partes haya síntomas más claros de este agotamiento”, aseguró.

Alberto Garzón resumió que su idea “es muy sencilla” y señaló a Pedro Sánchez que “el europeísmo, otra visión de Europa, se construye con otros valores y principios. La actual Unión Europea muestra síntomas de agotamiento que deberían llevar a una reflexión por los gobiernos progresistas y usted está en la oportunidad de hacer eso”.

En esta misma línea reclamó al líder del PSOE que mirara lo que pasa, por ejemplo, en Italia o en Francia, con un presidente Macron “que va a llevar el déficit al 3,5. ¿Por qué el Gobierno de España no aprovecha para cuestionar los fundamentos neoliberales de la Unión Europea?”

Insistió en que esos mismos fundamentos “van contra las familias trabajadoras y las clases trabajadoras de todas las partes de Europa. Si no lo hacemos ya luego no podremos llorar sobre los efectos políticos dramáticos que tienen lugar en el resto de Europa”.

En lo que tiene que ver directamente con el Brexit, expuso que “deberíamos verlo como un síntoma. Los motivos que llevaron a los ciudadanos del Reino Unido a votar por el Brexit son complejos y dispares, pero no cabe ninguna duda de que hay que estar alerta ante esa señal de alarma que significa en última instancia un proceso de descomposición de la actual Unión Europea”.

Puso sobre la mesa la necesidad de “ser conscientes de que hay elites económicas y políticas que preferirían repetir la votación, quizás incluso usted mismo”, le dijo a Sánchez. “No sería la primera vez -recordó-, en anteriores veces algunos pueblos como los de Países Bajos, Francia o Irlanda ya votaron en contra de esta construcción de la Unión Europea, y se repitieron las votaciones o se maniobró para ignorar esa decisión. Se ignoraron, por lo tanto, las primeras señales de alarma que ya salían a través de los procedimientos democráticos”.

Pero Garzón consideró que ahora “parece que esa vía no va a ser posible. Esta vez parece que hay que escuchar y tenemos que ser conscientes de eso significa escuchar todo el clima, el que lleva a las revueltas en Francia, el ascenso de la extrema derecha, los efectos negativos de las consecuencias de la austeridad”.

“Todo esto es lo que las instituciones europeas, sean de la Unión Europea o de la zona euro, no han querido escuchar, el Banco Central Europea (BCE), por ejemplo, con todo el poder que maneja, superior incluso al de este Parlamento. Han sido incapaces de prever todo este tipo de circunstancias. Por lo tanto, hay un nivel de incompetencia fundamental que hay que revisar”.

El máximo responsable de Izquierda Unida concluyó su intervención señalando que “nosotros defendemos una Unión Europea distinta, una Europa distinta, y hace falta una alternativa también por parte de este Gobierno”.