Izquierda Unida define tres ejes para ganar a la derecha en las elecciones de mayo: unidad, democracia y participación

Comunicado de la Comisión Colegiada Federal de Izquierda Unida

Los resultados de las elecciones andaluzas fueron una expresión del avance del bloque reaccionario compuesto por PP, Ciudadanos y Vox. En Andalucía, una tierra asolada por la desigualdad, la precariedad y la pobreza, han tardado muy poco en demostrar que su objetivo compartido es, en última instancia, salvaguardar los intereses de una minoría privilegiada. Que la primera medida del nuevo Gobierno haya sido derogar un impuesto que únicamente afecta a los más ricos da buena prueba de ello.

El bloque reaccionario amenaza en todo el país con tomar las instituciones y usarlas como garantía de una salida antidemocrática, autoritaria e injusta de la crisis, cargando sus consecuencias sobre las maltrechas espaldas de la clase trabajadora y los sectores populares. Como venimos advirtiendo, en el siguiente ciclo electoral no nos jugamos solo una redistribución de cuotas institucionales, sino todo un modelo de país.

Por ello, en IU decidimos hace seis meses apostar por la construcción de candidaturas unitarias, amplias y con arraigo en el conjunto de la sociedad civil. Nuestro objetivo estratégico -la construcción de un bloque histórico- no puede medirse únicamente en términos electorales, pues es más ambicioso, pero somos conscientes de la necesidad incuestionable de reforzar el espacio institucional de la izquierda transformadora ante el empuje del bloque reaccionario.

De esta necesidad nació nuestra apuesta por un Acuerdo Marco, ampliamente respaldado por la militancia, para consolidar el espacio de Unidos Podemos y abrirlo -con la fórmula ‘Unidas’- a otras experiencias municipales, movimientos sociales y ciudadanía sin ninguna adscripción partidaria. Seguimos manteniendo la apuesta no sólo para revalidar los gobiernos actuales, sino también para incrementar el número de hombres y mujeres de IU en las instituciones. Para demostrar que se puede gobernar al servicio de la mayoría social y para construir alternativas frente a quienes quieren arrebatarnos los derechos conquistados durante décadas de lucha y sacrificio.

Para este cometido necesitamos organizaciones sólidas y proyectos colectivos democráticos, especialmente en tiempos confusos, ruidosos y líquidos. Nuestros intereses serán siempre los de la clase trabajadora y los sectores populares, por eso actuaremos con responsabilidad histórica y altura de miras, principios ausentes en aventuras personalistas que erosionan la unidad y la confianza de quienes esperan y necesitan mucho más de nosotros y de nosotras.

Así pues, mantenemos nuestra apuesta por la construcción de candidaturas unitarias amplias, con mecanismos democráticos y espacios de participación en los que quepan organizaciones como la nuestra. El espacio de ‘Unidas’ apostamos por una candidatura conjunta en la Comunidad de Madrid y en el resto del Estado que, partiendo de acuerdos previos y sólidos con Podemos en cada territorio, se abra a más actores políticos y sociales que se sitúen enfrente del bloque reaccionario y propongan una salida constituyente y democrática de la crisis.

En este sentido, el Acuerdo Marco ha permitido cerrar acuerdos de confluencia en varias comunidades autónomas. A la espera de que en las próximas semanas se confirmen más, nuestros compañeros y compañeras han llegado a acuerdos en Andalucía, Castilla-La Mancha, Baleares y Canarias, además de Galicia y Catalunya, donde se participa de espacios unitarios o ya existen acuerdos con Podemos. A estos acuerdos se suman los de cientos de municipios a lo largo y ancho del país que permitirán confrontar con el bloque reaccionario y proteger los derechos de las familias trabajadoras, desde Andalucía hasta Catalunya.

Hasta mediados de febrero trabajaremos por ampliar los acuerdos a más territorios, garantizando en última instancia que allá donde no sean posibles Izquierda Unida  presentará candidatura en cualquier caso.