Izquierda Unida lanza a través de las redes el vídeo ‘¡A la huelga compañeras!’ y llama de forma explícita a participar en las movilizaciones del 8M

Esta formación elude por completo en este trabajo audiovisual de 2,45 minutos de duración que haya la mínima semejanza con el contenido y la elección de protagonistas realizado por otras formaciones en videos de temática similar

Izquierda Unida ha lanzado y difunde hoy a través de las redes sociales un vídeo bajo el título ‘¡A la huelga compañeras!’, donde hace un llamamiento explícito a la participación en la Huelga Feminista y las movilizaciones convocadas en todo el Estado español para el próximo 8 de Marzo. Este trabajo puede verse, por ejemplo, en la cuenta de Twitter de IU Federal: 

https://twitter.com/iunida/status/1102848514948767745

Izquierda Unida elude por completo que haya la mínima semejanza con el contenido y la elección de protagonistas realizado por otras formaciones en videos de temática similar. Este trabajo audiovisual de IU, de 2,45 minutos de duración, prefiere poner el objetivo sobre militantes y simpatizantes, en su mayor parte desconocidas fuera de su entorno familiar, de amistad, de trabajo o el ámbito político local en el que desarrollan su actividad, pero con una fuerte implicación y conocimientos en el activismo feminista.

Estas mujeres, de todas las edades, territorios, trabajos, procedencia o estudios, narran de forma sencilla sus experiencias personales, problemas, deseos y esperanzas, y evidencian esa reconocida actividad feminista que, en su gran mayoría, ya realizaban cuando en otras formaciones políticas ni se habían planteado participar en una movilización del 8M.

De esta forma, Izquierda Unida busca conscientemente diferenciarse de aquellos partidos que, de forma improvisada e incluso en buena medida forzada, recurren por interés mediático a altos cargos políticos femeninos, mujeres más que conocidas tanto en su partido como fuera de él, que ocupan buena parte de ellas desde hace décadas cargos públicos bien remunerados. Emplean un tono de superioridad no justificada para lanzar mensajes electoralistas sobre los ‘muchos logros’ que supuestamente han conseguido para el resto de mujeres.