El Gobierno se niega a valorar a Garzón el modelo social y laboral que implanta Amazon en España ‘al tratarse de una cuestión propia del derecho de libertad de empresa’

Pese a las sucesivas irregularidades laborales denunciadas por los representantes de los trabajadores en esta multinacional, el Ejecutivo se contradice y señala en una respuesta parlamentaria dirigida al coordinador  y portavoz parlamentario de Izquierda Unida que ‘el único límite a ese derecho es el respeto de los derechos de los trabajadores reconocidos en la propia Constitución y en la legislación laboral’

El Gobierno del PSOE asegura a Alberto Garzón que ‘no procede realizar ninguna valoración’ sobre las actuaciones y el respeto a los derechos laborales de sus trabajadores/as por parte de la empresa Amazon en España “al tratarse de una cuestión propia del derecho de libertad de empresa’ reconocido por la Constitución.

En una respuesta parlamentaria escrita dirigida al coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida, el Ejecutivo contradice su propia excusa para guardar silencio al añadir que ‘el único límite a ese derecho es el respeto de los derechos de los trabajadores reconocidos en la propia Constitución y en la legislación laboral’, justo el tema por el que le preguntaba Garzón.

A raíz de los paros y movilizaciones que la plantilla de Amazon anunció de cara al pasado periodo navideño, el máximo responsable de IU trató de adelantarse y preguntó al Gobierno a mediados de noviembre, entre otras cuestiones, sobre “¿qué valoración hace del modelo social y laboral que pretende implantar en España la multinacional del comercio electrónico Amazon?”

Alberto Garzón recordaba en su iniciativa que la caducidad del anterior convenio que regulaba las condiciones de trabajo del madrileño centro en San Fernando de Henares y el anuncio de esta multinacional de imponer unilateralmente el Convenio de Logística de Madrid en esas instalaciones “acabó con derechos históricos como el precio de la hora extra, las categorías profesionales, la garantía de subida salarial o el complemento de baja por incapacidad temporal”. De ahí que reclamara al Ejecutivo socialista una valoración concreta de actuaciones de ese tipo, dada la sucesión de polémicas que arrastra Amazon en su actividad en nuestro país.

Además, Garzón recordó que en julio, en el marco del conflicto laboral, se convocaron unos días de huelgas y concentraciones. “Durante su desarrollo se produjeron cargas policiales contra un piquete informativo pacífico que ejercía su labor en los accesos del centro de trabajo en San Fernando de Henares. Las cargas policiales se saldaron con la detención de dos trabajadores, varios heridos y sanciones”, detalló.

El Gobierno reconoce ahora por escrito que esos incidentes ‘fueron ocasionados por la apertura, por parte de la dirección de la empresa, de una nueva entrada al edificio por calle Marqueteros 2, con Avenida de la Astronomía’.

‘En esos momentos -añade el Ejecutivo- el coordinador policial responsable de la Comisaría Local de Coslada, al objeto de evitar incidentes, requirió la presencia de efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), puesto que los convocados en el lugar comenzaron a invadir la calzada destinada al tráfico rodado hacia la entrada a las dependencias de la empresa, motivo por el cual los policías actuantes conminaron a los concentrados para que se retiraran”.