Llamazares advierte que con el nuevo cheque fiscal que propone Zapatero se podrían cubrir las plazas públicas de la educación de 0-3 años o desarrollar el plan de dependencia en una legislatura

El candidato de Izquierda Unida a la Presidencia del Gobierno, Gaspar Llamazares, ha valorado hoy negativamente la propuesta socialista de devolver de forma lineal 400 euros del IRPF si José Luis Rodríguez Zapatero gana las próximas elecciones. El coordinador general de IU ha denunciado que con los 5.000 millones de euros que desembolsará el Estado por esta "frivolidad de derechas” se podría pagar la universalización con centros públicos de la enseñanza de 0 a 3 años, la universalización de la atención primaria o “la inversión en materia de atención a la dependencia en la próxima legislatura".

Llamazares ha considerado "frívola, temeraria e irresponsable" la “subasta fiscal” en la que se han embarcado PSOE y PP “con un claro aroma electoralista”. Al tiempo, ha alertado de que con el actual ritmo de "demagogia fiscal y de publicidad engañosa" probablemente no se pueda llegar al final de la campaña "sin vender las joyas de la abuela y tirar la casa por la ventana".

"Esta propuesta de dar 400 euros no es de izquierdas, sino que se sitúa en el campo de la derecha, que quiere menos Estado social e impuestos más injustos. El debate no es la rebaja de impuestos, sino que la propuesta desde la izquierda deben ser unos impuestos más justos con los que cada uno pague en función de su renta", ha manifestado.

El coodinador general de IU ha apreciado en “esta loca carrera fiscal” un “guateque” que el PP quiere “sólo para ricos”, mientras el PSOE “sólo lo matiza y pretende democratizarlo”, pero cuyas consecuencias “en forma de gran resaca económica pagaremos todos y todas”.

El candidato de IU ha subrayado, además, que el planteamiento de la izquierda tampoco ha de ser recortar un Estado "anémico, que es el Estado social que hay en España". Ha explicado que no se trata de efectuar una "cura de adelgazamiento de un Estado anémico, ni de adelgazar la anorexia, sino de fortalecer las políticas sociales". Así, ha apostado por "impuestos más justos para avanzar en el Estado del bienestar, no para debilitarlo".

Llamazares ha observado en el PSOE al poner encima de la mesa la propuesta de rebaja fiscal a “ese personaje fanfarrón que entra en el bar, invita a todos a una ronda pero luego resulta que él no paga nada, porque lo pagan los demás”. Lo que supone “un grave error desde el punto de vista de la seriedad de la campaña” y un “grave error al debilitar un Estado social anoréxico como es el español".

Asimismo, ha afirmado que esta medida demuestra que no es verdad lo que dice el Gobierno "de que ‘Aquí no pasa nada’", ya que con estas propuestas el Ejecutivo socialista "demuestra que aquí pasa bastante y hay una situación económica seria". Además, ha criticado al PSOE por usar las "recetas de Bush y Rajoy -rebajar impuestos indiscriminadamente, salarios y gasto público- en lugar de fortalecer el Estado del bienestar".

"Esta propuesta lo único que hace es aplazar la agonía del modelo de la construcción, del modelo de consumo interno, e Izquierda Unida quiere que el Gobierno intervenga desde lo público para mejorar la protección social y cambiar el modelo de desarrollo en favor de otro más justo en la redistribución de la riqueza y más sostenible", ha señalado.