RTVE argumenta a IU-ICV que concedió un programa benéfico de nueve horas a la fundación Intervida porque desconocía "acusaciones específicas sobre su solvencia"

La anterior dirección de Radio Televisión Española (RTVE) reconoció ante una pregunta por escrito registrada en el Congreso de los Diputados por la diputada de IU-ICV Isaura Navarro que la televisión pública decidió conceder un programa benéfico –que se denominó Contigo- a la fundación Intervida porque desconocía "acusaciones específicas sobre su solvencia".

El anterior equipo responsable de RTVE dio el visto bueno a la emisión de este programa televisivo -durante el transcurso del mismo Intervida captó 50.000 personas para apadrinar menores a cargo de la ONG-, a pesar de que la Fiscalía investigaba desde hacía un año a esta fundación por el presunto desvío de millones de euros procedentes de los apadrinamientos.

Según la respuesta recibida por Isaura Navarro, entre las justificaciones para permitir la retransmisión durante nueve horas de este telemaratón se encontraba el que, a pesar de que otras fundaciones similares habían solicitado tener presencia en un programa de TVE, ninguna de ellas contaba "con la ayuda de una productora, Europroducciones, de reconocida solvencia". Asimismo, se argumentó en la respuesta que "la transmisión de programas solidarios es una práctica habitual en todas las cadenas de televisión".

La diputada Navarro considera que la emisión de este programa constituyó "un grave error" de la anterior dirección de RTVE ya que "la promoción de la Fundación Intervida durante nueve horas seguidas en horario de máxima audiencia no tuvo en cuenta que dicha organización ya era conocida sobradamente en el sector por su falta de transparencia, tal y como venían demostrando, entre otros, los informes de 2001 y 2002 de la Fundación Lealtad, el organismo independiente que examina y promueve la transparencia en este tipo de organizaciones".

La parlamentaria de IU llevó a cabo esta iniciativa ante el hecho de que "RTVE, como empresa de comunicación pública que garantiza el derecho a la información veraz, imparcial y de calidad de todos los ciudadanos y ciudadanas, acordó la realización de dicho programa promocional con dicha organización sin atender a la realidad de que existen en España numerosas Organizaciones No Gubernamentales que realizan tareas solidarias y primó claramente a una de ellas respecto a otras".

"De igual manera -añade-, el programa ofreció una visión de las posibilidades de solidaridad centrada hacia el uso del peor de los instrumentos existentes -los apadrinamientos- y promovió una información sesgada, paternalista, caritativa y sensacionalista de la realidad de los países del llamado Tercer Mundo, rompiendo así de manera flagrante el código de Conducta sobre Imágenes del Tercer Mundo aprobado por el Comité de Enlace de las ONG de la Unión Europea en los años noventa".