IU de Gijon se opondrá a la construcción en terreno público de un geriátrico si no admite a extranjeros y drogadictos

IU-BA, socio de gobierno del grupo socialista en el Ayuntamiento de Gijón, se opondrá a la construcción en terrenos públicos del geriátrico que proyecta la Cocina Económica en caso de que la entidad benéfica persista en cumplir las estrictas condiciones marcadas en el testamento de Evaristo Luis Bango Escacho. El adinerado gijonés que le legó toda su fortuna a cambio de que los fondos se dedicaran a levantar una residencia para mayores, con la prohibición expresa de que se diera cobijo en ella a personas extranjeras o con problemas de toxicomanías.

El bloqueo al edificio llegará en forma de rechazo de la permuta de terrenos que la Cocina Económica, o la entidad que la rige, la Asociación Gijonesa de Caridad, negocia con el Ayuntamiento de Gijón. Tal y como publicó EL COMERCIO, el Consistorio le ofrece 10.000 metros cuadrados de la finca de la Pecuaria de Somió, que la Cocina Económica lograría a cambio de una parcela o inmueble de idéntico precio de mercado al de la parcela municipal.

Para Jesús Montes Estrada, tercer teniente de alcalde y coordinador de IU en Gijón, es «inadmisible» que un Ayuntamiento «como el de Gijón, que siempre se ha caracterizado por la solidaridad», ofrezca terrenos públicos «para que se levante un edificio en el que se discriminará el acceso en función de la nacionalidad o la situación de salud».

Por ese motivo, no cree que sea posible la permuta «hasta que no quede claro que la Cocina Económica no atenderá las condiciones testamentarias», aunque adelantó que cree «difícil que puedan obviarlas, ya que para ser herederos legales supongo que deberán suscribir las normas que marcan el legado».

Sin dinero regional

La oposición de IU-BA no se limita al plano municipal, sino que también llegará desde el Gobierno regional. La consejera de Vivienda y Bienestar Social, Laura González, aseguró ayer que no habrá financiación para el edificio «si se siguen las condiciones del legado».

Según explicó, el Principado tiene líneas de ayuda para la construcción de servicios sociales privados, «pero siempre que no marquen un trato discriminatorio de acceso». Asimismo, dejó claro que su departamento no podrá, tampoco, concertar plazas, «ya que la fórmula que nosotros utilizamos es el acceso a través de Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA) y ahí la prioridad está clara: mayores con dependencia y sin recursos, pero sin obligar, como es lógico, a que sean españoles. Eso no podemos aceptarlo».

Ante este giro de los acontecimientos, la Asociación Gijonesa de Caridad, que negocia la permuta de terrenos con la concejala de Servicios Sociales, la socialista Esperanza Fernández Puerta, adelantó ayer a EL COMERCIO que «la junta directiva estudiará la propuesta en una próxima reunión que mantendremos». El secretario de la misma, Luis Torres, aclaró que todo está pendiente de debate, pero que «lo lógico es respetar el testamento y eso es lo que tendremos que hacer». No obstante, insistió en que no existe «nada cerrado, porque todavía debemos clarificar la herencia y, sobre todo, debatirlo entre la directiva».