IU afirma que el decreto ley del Gobierno es “un ‘pacto de derechas’ que hará más dura la salida de la crisis a trabajadores y pequeños empresarios”

José Antonio García Rubio, secretario federal de Economía y Trabajo de Izquierda Unida, y uno de los integrantes de la delegación de esta formación en las ‘negociaciones de Zurbano’, considera que el decreto ley de medidas económicas aprobado hoy por el Consejo de Ministros “es la consecuencia de un ‘pacto de derechas’ que no se preocupa por el empleo y hará la crisis más dura y larga para el conjunto de los trabajadores y los pequeños empresarios”.

 

 “No es un pacto para la crisis -afirma García Rubio-, es un pacto para la Banca, lo que explica la repentina conversión del PP. El Gobierno sigue entendiendo que el principal problema de esta crisis es la situación de la Banca y no el paro”.

 

A su juicio, “de las medidas incorporadas al decreto, al menos 10 se orientan directamente a sacar las castañas del fuego a los bancos y los grandes grupos económicos vinculados con ellos. Por contra, una medida que podía apoyar a las pequeñas empresas en la creación de empleo como son los créditos concedidos directamente por el ICO, ha salido de este decreto y se disfraza con otras fórmulas, tal y como adelantó IU el pasado miércoles”.

 

García Rubio destaca que “Izquierda Unida está de acuerdo en que se aborde con rigor la situación del sistema financiero de nuestro país, pero no en que se coloque como el punto de referencia para la salida de la crisis. La consigna de ‘todo para la banca privada’ que abraza el Gobierno es inaceptable como guía para una salida social de la crisis. Aún lo es más si se tiene en cuenta el comportamiento de los bancos en relación a las operaciones con títulos de la deuda o a la falta de facilidades de crédito a las pyme y a las familias”.

 

 “Pensar que con las limitadas medidas aprobadas u otras parecidas se pueden frenar los ataques especulativos de los mercados internacionales es ilusorio. Sólo la intervención pública puede garantizar la estabilidad del sistema financiero, como ya han hecho otros países de nuestro entorno”, explica el dirigente de IU.

 

El responsable económico de Izquierda Unida señala que “de forma paralela a este ‘pacto de derechas’, los grandes grupos constructores han recibido un regalo del Gobierno mediante el que gestionarán y explotarán durante 25 años un conjunto de grandes infraestructuras a cambio de una inversión del 30% en su construcción -el 70% restante lo financian el Banco Europeo de Inversiones (50%) y el ICO (20%)-. Este regalo va acompañado de otras contrapartidas como avales y soluciones para resolver el fracaso económico de las últimas autopistas de peaje construidas, especialmente las radiales de Madrid”.

 

García Rubio advierte que “dentro de las medidas contempladas en el decreto ley se facilitará la privatización de los servicios ligados a la Ley de Dependencia. Además, se pone a disposición de los grandes grupos que contratan con la Administración un nuevo nicho de mercado, el de las Empresas de Servicios Energéticos”.