Diputadas y diputados de Europa y América Latina piden que se aborden “las causas que dieron origen a la crisis alimentaria, financiera y energética”

Quince diputadas y diputados de la Asamblea Parlamentaria de Europa y América Latina (EUROLAT) reunida en Sevilla han pedido que EUROLAT se enfrente a “las causas que dieron origen a la crisis alimentaria, financiera y energética”. Los diputadas y diputados, entre ellos nuestro compañero Willy Meyer, han recogido en un manifiesto, “Declaración de Sevilla”, las principales líneas de análisis y actuación contra el capitalismo actual que se encuentra “en su fase de mayor monopolización sigue priorizando las tasas de ganancia a corto plazo para garantizar procesos rápidos de acumulación”.

 

En la Declaración se sitúa como causa principal de la crisis “las tendencias especulativas y rentistas” que evitan “procesos productivos a largo plazo generadores de empleo y distribuidores de rentas para asegurar el bienestar de la humanidad”. Sin embargo, la política económica emanada de Washington y Bruselas continúa en la misma línea trasladando los cotes a “los países empobrecidos y al modelo social europeo”. En esta línea se enmarcan los paquetes de medidas de ajuste de Grecia, España y Portugal, que “suponen un nuevo ataque y un retroceso a los derechos de los trabajadores y trabajadoras y las conquistas de sus luchas”. “Estas medidas, lejos de caer sobre los especuladores financieros y los bancos recae de nuevo sobre la clase trabajadora y las clases populares al introducir medidas de recortes de gastos sociales, reducciones salariales y subida de impuestos, dejando impunes a los reales culpables de la crisis”.

 

El grupo de diputados y diputadas de izquierda han criticado la orientación de los Acuerdos de Asociación, que tiene un carácter exclusivamente comercial, y han insistido en que “deben basarse en tres pilares, el diálogo político, la cooperación al desarrollo y un pilar comercial basado en la complementariedad, que tenga en cuenta las asimetrías y los tratos especiales diferenciados”. En contra posición a los acuerdos comerciales promovidos por la Unió Europea y Estado Unidos se sitúa el ALBA “una alianza alternativa a los esquemas de integración neoliberales” que construye un “espacio de respuesta y protección efectiva ante la crisis energética, financiera, alimentaria y social desencadenadas por el capitalismo globalizado que hoy amenaza la existencia de la Madre Tierra y la supervivencia de la humanidad”.

 

La Declaración de Sevilla recoge la petición de reinstalación en Honduras de José Manuel Zelaya, Presidente legítimo de este país depuesto por un golpe de Estado y reitera la denuncia que desde la izquierda se está haciendo de “la campaña llevada a cabo desde Europa contra la República de Cuba”.

 

Las diputadas y diputados recuerdan “el descubrimiento de la mayor fosa común de la historia en América latina en La Macarena, Colombia, que contiene los restos de al menos 2.000 personas sepultadas sin nombre por el ejército de Colombia desde 2005” y denuncian “el silencio y la indiferencia de los medios de comunicación y de los gobiernos de la UE ante este descubrimiento y ante los continuos asesinatos de sindicalistas, dirigentes políticos y líderes indígenas y los casos de falsos positivos”.

 

La declaración también recoge el apoyo a las conclusiones de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los derechos de la Madre Tierra, el rechazo de la Directiva de Retorno y el apoyo a Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 2007.

 

La Declaración de Sevilla saluda la celebración de la Cumbre de los pueblos -Enlazando Alternativas 4 como “momento de unión de los movimientos sociales, organizaciones sociales, políticas o no gubernamentales que luchan por otro tipo de relación entre las dos regiones, basado en la solidaridad entre los pueblos de las dos regiones, que promueven una integración regional desde abajo y que pone en primer lugar el interés de sus poblaciones por encima del interés del mercado”.

 

Declaración de Sevilla completa aquí.