Willy Meyer: "Afganistán necesita una solución política, no hay posibilidad de solución duradera sin reducción de la pobreza"

En la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo han tenido lugar dos debates sobre la situación de Iraq y Afganistán.

 

Sobre Iraq, el embajador ante la UE quiso insistir en que, a pesar de las dificultades con las que se puede encontrar el próximo gobierno, el país está preparado para caminar solo.

 

El eurodiputado de Izquierda Unida Willy Meyer quiso reiterar que desde el Grupo de la Izquierda Unitaria Europea-Izquierda Verde Nórdica "hemos estado siempre en contra de la invasión. Ha quedado claro que no había armas de destrucción masiva ni está Al Qaeda. Lo que sí que existe es un interés por el petróleo. Iraq ha recibido ayuda por valor de 9.000 millones de dólares para alcanzar los niveles de extracción anteriores a la guerra. El 95% de los ingresos del Estado depende de la producción de crudo. Y la explotación de este crudo la están llevando a cabo, entre otras, la empresa británica BP, la holandesa Shell y la estadounidense Exon Mobil".

 

Willy Meyer alertó de que "el próximo presidente pueda ser un hombre de paja, porque está claro que el que más influye es el que más ocupa, y que actualmente hay 110.000 soldados norteamericanos en territorio iraquí".

 

La Comisión de Asuntos Exteriores también discutió un informe sobre la nueva estrategia de la UE para Afganistán.

 

Meyer, por su parte, reiteró que "como ha quedado demostrado después de 9 años, la solución para Afganistán no puede ser una solución militar. Afganistán necesita una solución política". Y quiso recordar las palabras del propio Obama en El Cairo cuando constató que ningún sistema de gobierno puede ser impuesto".

 

El eurodiputado de IU se mostró muy crítico con la ineficacia de los fondos que la UE está enviando a Afganistán "porque la situación de la población sigue deteriorándose. Los índices de la mortalidad y los de pobreza siguen empeorando".

 

"El Congreso de los Estados Unidos ha reconocido que de los 2.000 millones que ha enviado una gran parte se han utilizado para proteger a los jefes mafiosos y a los talibanes. Además, sólo en el mes de junio 102 soldados han muerto, y ya van 320 en la primera mitad de año. Por no hablar de las víctimas civiles que se multiplican por miles."

 

"Y para Afganistán -continuó Meyer- no hay posibilidad de solución duradera sin reducción de la pobreza". Meyer quiso alertar de las palabras del general Petrus ante el Senado de los Estados Unidos advirtiendo de que "lo peor está por llegar".

 

"En definitiva -finalizó Meyer- Afganistán necesita de una solución política donde se involucre a actores internacionales tan importante para la región como la comunidad árabe, Rusia, China y Pakistán".

 

Del mismo modo, ha querido demandar de la Comunidad Internacional un sistema de verificación de los fondos que se envían al país para realmente garantizar que se están utilizando para erradicar la pobreza, para controlar la explotación del opio y en definitiva, para la reconstrucción del país".