IU intensificará la solidaridad con la FNRP hondureña ante la continuidad de la represión bajo el gobierno pseudogolpista de Porfirio Lobo

El Secretario de Solidaridad Internacional de IU y responsable de América Latina en la Comisión Internacional de IU, Francisco José Pérez Esteban, se reunió ayer en Madrid con Bartolomé Antonio Fuentes, representante del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP). La reunión se produjo a petición del Frente y en el marco de una gira por España de este dirigente popular hondureño.

 

Bartolomé Fuentes explicó a IU que a pesar de una apariencia de normalidad democrática, el Frente sigue denunciando que la represión y la violencia política continúa en Honduras, y que la violación de derechos humanos bajo el gobierno de Porfirio Lobo continúa.

 

Al término de la reunión se firmó un acuerdo político que supone un importante avance en el hermanamiento de las dos organizaciones, y que reforzará la fraternidad, el compromiso y la solidaridad internacional de IU con el pueblo hondureño en estos difíciles momentos.

 

Francisco Pérez Esteban, Secretario de Derechos Humanos y Solidaridad de IU Federal y responsable de América Latina en la Comisión Internacional, señaló al respecto que “la situación en Honduras es hoy la de una dictadura de baja intensidad, que se trabaja diplomáticamente una imagen exterior de normalidad, pero en la que el actuar diario del gobierno planifica la persecución ciudadana, las detenciones, los asesinatos selectivos, la represión en las calles y la tortura en las comisarías”.

 

Pérez Esteban añadió que “el gobierno de Porfirio Lobo no será nunca reconocido por IU como legítimo, la opción democrática y popular de Honduras es el hoy el Frente de Resistencia, del que forma parte Manuel Zelaya, el legítimo presidente de Honduras, y no quien llegó a presidencia montado previamente en un golpe de estado y sobre cientos de crímenes que han quedado en la impunidad”.

 

En el documento, propuesto por la resistencia y firmado por las dos partes,  IU se define como "un Movimiento Político y Social, que se conforma en una organización jurídica y políticamente soberana, cuyo objetivo es transformar gradualmente el sistema capitalista en un sistema socialista democrático, fundamentado en los principios de justicia, igualdad, solidaridad y respeto por la naturaleza y organizado conforme un Estado social y democrático de derecho, federal y republicano y desde esa concepción defiende la justicia y la solidaridad internacional desde una perspectiva y valores internacionalistas".

 

Según Izquierda Unida, es precisamente por esta definición por la que la formación progresista "condenamos contundentemente el golpe de estado contra el gobierno democrático de Manuel Zelaya Rosales y rechazamos rotundamente la legitimidad del actual gobierno de Porfirio Lobo Sosa instando a todas las instituciones europeas, estatales, autonómicas y locales a que se abstengan de normalizar relaciones con el régimen impuesto por un golpe de estado que mantiene a Honduras en una situación de ilegalidad democrática y constitucional".

 

Por su parte el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) se define como "la principal organización política y social que busca el restablecimiento de la democracia y la refundación de la República en Honduras y está integrada por personas y organizaciones de todos los sectores sociales y con presencia en todo el territorio hondureño”.

 

Para IU, el FNRP es "el legítimo representante del pueblo hondureño sin ningún género de dudas, con quien IU mantiene magníficas relaciones. A los pocos días del golpe varios dirigentes de IU se presentaron en Honduras participando de comisiones de verificación de verificación de violaciones a los derechos humanos, entre ellos Willy Meyer, Secretario de Política Internacional y Enrique Santiago, Secretario de Relaciones Políticas.

 

Las dos organizaciones han firmado una declaración conjunta de varios puntos:

 

  "Denunciamos al actual gobierno hondureño de Porfirio Lobo Sosa como ilegítimo, surgido de unas elecciones falsas tuteladas por las instituciones y personas que planificaron, ejecutaron y sostuvieron el golpe de estado contra el presidente constitucional de Honduras Manuel Zelaya Rosales y que destruyó de esa manera toda la institucionalidad democrática establecida.

 

  Llamamos a los gobiernos democráticos del mundo, particularmente a los de la Unión Europea a desconocer ese gobierno, por haber surgido de unas elecciones ilegítimas, y a apoyar las iniciativas para la reconstrucción de la democracia en Honduras.

 

  Solicitamos a los gobierno y organismos internacionales el reconocimiento del Frente Nacional de Resistencia Popular, FNRP, como legítimo representante del pueblo hondureño e interlocutor válido como fuerza política capaz de aportar soluciones a la difícil situación que vive Honduras".

 

  Demandamos de los gobiernos del mundo y de las instituciones vigilantes del respeto de los derechos humanos el acompañamiento al pueblo hondureño en su búsqueda de justicia para que sean castigados todos los crímenes de lesa humanidad cometidos desde el Golpe de Estado hasta la fechapor parte de la Policía, las Fuerzas Armadas de Honduras y los grupos paramilitares amparados por ellos. La impunidad de esos atentados contra las personas y la democracia puede ser una invitación para repetir las mismas atrocidades en otros países de Latinoamérica y del mundo.

 

  “Criticamos también la actitud pragmática y sin principios de otros gobiernos que se dicen democráticos, pero han caído en el reconocimiento vergonzoso del gobierno Porfirio Lobo, entre otros el gobierno español que con Trinidad Jiménez o Moratinos sigue priorizando los intereses comerciales y las inversiones de las transnacionales españolas, mirando hacia otro lado en el respeto a los derechos humanos si hace falta, como se demuestra en su actuar diplomático respecto a Colombia, Israel, Marruecos o Honduras mismo”.

 

“Acordamos dar un paso más en nuestras buenas relaciones”, señala Francisco Pérez, “ya que el FNRP e IZQUIERDA UNIDA caminan hoy hacia una alianza política permanente que permitirá la colaboración mutua en la lucha por construir sociedades de plena democracia, progreso, justicia y respeto a los derechos humanos en nuestros respectivos países; y en la práctica inmediata se concretará en iniciativas de solidaridad internacional con el pueblo hondureño, pues la violación de los derechos humanos es bajo este gobierno pseudogolpista de Lobo, permanente y generalizada, y el conflicto continúa muy violento aunque haya perdido actualidad en los medios de comunicación social”.

 

En la foto Fran Pérez.