En el Día Internacional de las Personas Migrantes: por una ciudadanía de iguales y con derechos


Izquierda Unida reclama el cierre inmediato de los centros CIES de internamiento para personas migrantes.

IU impulsará en los ayuntamientos la no aplicación de la norma que obliga a las personas extranjeras no comunitarias a reempadronarse cada dos años.

Un enfoque que favoreza la interculturalidad y un incremento de los recursos económicos para la integración social, ejes constituyentes de nuestro abordaje igualitario del fenómeno de las migraciones.

Izquierda Unida quiere afirmar en el Día Internacional de las Personas Migrantes su compromiso de trabajo con este colectivo, de creciente importancia en la vida social de nuestro país, y denunciar el conjunto de políticas migratorias que el Gobierno del Estado sigue impulsando bajo un enfoque discriminatorio, economicista y contrario a la integración de este colectivo en condiciones de respeto e igualdad.

El progresivo endurecimiento de la legislación en materia de extranjería forma parte de los ataques al conjunto de la clase trabajadora y los sectores populares. Así se aprobó una cuarta ley de extranjería en noviembre de 2009, caracterizada  por el control administrativo y el enfoque policial. Se recortaron los derechos de reagrupamiento familiar al exigir que el familiar en cuestión tenga más de 65 años. Inconcebible es que se sometió a las víctimas de violencia de género sin papeles a un expediente sancionador en el momento de presentar la denuncia en comisaría. O se introdujo el ambiguo e indeterminado concepto de  esfuerzo de integración, o la consideración de los menores no acompañados que pasaron a ser tildados de inmigrantes irregulares  con la apertura de un margen de discrecionalidad para su devolución sin garantías a los países de origen.

 Las redadas policiales desarrolladas con criterios racistas y xenófobos, las crecientes difucltades para regularizar la situación administrativa, la pérdida del permiso de residencia y trabajo derivada de la situación de encontrarse en paro son  la cotidianeidad de miles de personas que viven y trabajan ennuestras ciudades y comunidades. Izquierda Unida va a continuar a combatir estas prácticas y enfoques derivados de una legislación estatal acordada entre PP y PSOE con el apoyo de Convergencia.

Izquierda Unida no comparte  los contenidos y aplicación del Pacto Europeo  sobre Inmigración y Asilo de septiembre de 2008, que prima un enfoque instrumental de las personas migrantes, reducidas a mera fuerza de trabajo, y que las minusvalora en cuanto ciudadanos y ciudadanas poseedoras de derechos políticos, económicos, sociales y culturales.

IU reclama el cierre inmediato de los centros CIES de internamiento, verdaderas cárceles sin control y garantías donde se produce una secuencia imparable de violación de derechos. Estos centros no cuentan  con un régimen interno desarrollado legalmente ni cuentan con protección legal alguna más allá del auto que dicta el internamiento. En ellos se recluye a personas que no cometieron delito alguno, personas que  simplemente no cuentan con una documentación que una ley de extranjería les niega o dificulta en extremo. Son una suerte de Guantánamos en nuestro territorio.

IU  compromete su trabajo para desarrollar una amplia batería de medidas en los ayuntamientos conducentes a facilitar la integración social de este colectivo en condiciones de  igualdad. En particular declaramos nuestra rebeldía a ejecutar la norma que obliga a las personas extranjeras no comunitarias a reempadronarse cada dos años, norma que dificulta la obtención del arraigo social y/o laboral, la posible pérdida de ayudas y prestaciones sociales  en cualquier materia, caso por ejemplo de las bolsas de comedor  o para la vivienda en alquiler; en resumen la pérdida del estatuto jurídico de vecina o vecino con todos los derechos y deberes que implica según se recoge en el artículo 18.1 de la Ley de Bases de Régimen Local.

Hoy 18 de diciembre, Día Internacional de las Personas Migrantes, Izquierda Unida quiere llamar a la ciudadanía a expresar su solidaridad con las mujeres y hombres provenientes de otros países que viven y trabajan cotidianamente con nosotros  participando en las actividades que para reivindicar iguales derechos se van a desarrollar en todo el Estado.  IU compromete el trabajo social de su militancia para producir una ciudadanía de iguales con derechos.

En la foto Yolanda Díaz, Secretaria de Políticas Sociales de Izquierda Unida.