Izquierda Unida logra que el Congreso rechace el copago sanitario y que se produzca un retroceso en la sanidad pública