García Rubio advierte de que los datos de la EPA “confirman el aumento de la precariedad y que se agudiza la devaluación salarial a pesar del crecimiento del PIB”