Los impulsores de la ‘Querella Borbón’ valoran que el archivo que pide la Fiscalía “carece de un mínimo rigor jurídico más allá de la manifiesta defensa a ultranza de la institución monárquica”