La derrota de la “Ley Sinde” en el Congreso de los Diputados evidencia la necesidad de una nueva política cultural